lunes, 5 de abril de 2010

...siempre en la luna, o no.



En mi última "huida" he pasado unos días geniales de risa, muchas risas, charlas, paseos, incluso trabajo; he disfrutado de la compañía de gente muy buena, he conocido a gente de la buena y como es normal me he tropezado con otros, no tan buenos, un poco tramposos, incluso un tanto confusos, de los que acaban confundiendo. Pero sin duda el balance ha sido positivo. Los falsos e interesados que sólo son amables buscando su propio beneficio, los que mienten a cualquiera por salvaguardar sus intereses, incluso los simpáticos que creen saber lo que piensas o lo que interpretas, y que dan marcha atrás cuando su ego ya está satisfecho, haciéndote sentir poco menos que idiota, esos sólo hacen que confirmar que es mejor ir de otra forma por la vida, y sobre todo, una vez meditado, que ni tonta, ni idiota, ni sentirse mal.