martes, 27 de abril de 2010

Iguales pero diferentes



Hace muchos años, con motivo de la celebración del día de la mujer, me preguntaron para una emisora de radio local qué pensaba yo sobre esto. Se me ocurrió decir algo así como que era un reconocimiento y el principio para que las mujeres llegaran a puestos de representación y dirección y poder actuar mejor en los temas que nos afectan, a lo que el del micrófono dijo algo referente a las feministas…no recuerdo qué.
Hoy en día sigo pensando lo mismo y, la actuación de mujeres tanto en partidos políticos como en los gobiernos demuestran que somos capaces y necesarias. Pero (siempre hay un pero) lo que menos me gusta es ver como algunas caen en los mismos errores que sus colegas. Escuchar por ejemplo los argumentos del PP en el tema de Garzón, manifestaciones a su favor incluidas, como que fastidia un poco, pero que además sea una mujer quien los defienda, que si asegurando que atentan contra la democracia, que si pidiendo la dimisión de no se quien….pero mira que se ponen pesados todos con eso de las dimisiones…si aquí no dimite ni Dios y eso que sus discípulos andan un poco desmadrados últimamente saltándose sus normas a la torera…

El caso es que esto que lo vengo pensando mucho tiempo me lo ha recordado un poema de José Emilio Pacheco, en particular esta parte que habla de la mujer:


Mujer, no eres como yo
pero me haces falta.

Sin ti seria una cabeza sin tronco
o un tronco sin cabeza. No un árbol
sino una piedra rodante.

Y como representas la mitad que no tengo
y te envidio el poder de construir la vida en tu cuerpo,
diré: nació de mí, fue un desprendimiento:
debe quedar atada por un cordón umbilical invisible.
Tu fuerza me da miedo.
Debo someterte
como a las fieras tan temidas de ayer.
Hoy, gracias a mi crueldad y a mi astucia,
labran los campos, me transportan, me cuidan,
me dan su leche y hasta su piel y su carne.

Si no aceptas el yugo,
si queda aún como rescoldo una chispa
de aquellos tiempos en que eras reina de todo,
voy a situarte entre los demonios que he creado
para definir como El Mal cuanto se interponga
en mi camino hacia el poder absoluto.