sábado, 10 de abril de 2010

.................

El pragmatismo es una escuela filosófica nacida en losEstados Unidos a finales del siglo XIX por Charles Sanders Peirce y William James. Se caracteriza por la insistencia en las consecuencias como manera de caracterizar la verdad o significado de las cosas. El pragmatismo se opone a la visión de que los conceptos humanos y el intelecto representan el significado real de las cosas, y por lo tanto se contrapone a las escuelas filosóficas del formalismo y el racionalismo. También el pragmatismo sostiene que sólo en la lucha de los organismos inteligentes con el ambiente que los rodea es donde las teorías y datos adquieren relevancia. Rechaza la existencia de verdades absolutas, o lo que es lo mismo, significados invariables; las ideas son provisionales y están sujetas al cambio a la luz de la investigación futura.
El pragmatismo, como corriente filosófica, se divide e interpreta de muchas formas, dando lugar a ideas opuestas entre sí que dicen pertenecer a la idea original de lo que es el pragmatismo. Un ejemplo de esto es la noción de practicidad: determinados pragmatismos se oponen a la practicidad y otros interpretan que la practicidad deriva del pragmatismo. Esta división surge de las nociones elementales del término pragmatismo y su utilización. Básicamente se puede decir que, ya que el pragmatismo se basa en establecer un significado a las cosas a través de las consecuencias, se basa en juicios a posterioridad y evita todo prejuicio. Que se considere práctico o no depende del considerar la relación entre utilidad y practicidad.
Una mala comprensión del pragmatismo da lugar a generar prejuicios cuando es todo lo contrario. En política se suele hablar de pragmatismo cuando en verdad el pragmatismo político se basa en prejuicios y apenas observa las consecuencias que no encajen con los prejuicios de base, siendo muchas veces lo opuesto al sentido original del pragmatismo filosófico.
La palabra pragmatismo (pragmatism) proviene del vocablo griego pragma que significa acción. Para los pragmatistas la verdad y la bondad deben ser medidas de acuerdo con el éxito que tengan en la práctica. En otras palabras, el pragmatismo se basa en la utilidad, siendo la utilidad la base de todo significado.

La retórica es la disciplina transversal a distintos campos de conocimiento (ciencia de la literatura,ciencia política, publicidad, periodismo, etc.) que se ocupa de estudiar y de sistematizar procedimientos y técnicas de utilización del lenguaje puestos al servicio de una finalidad persuasiva o estética del mismo, añadida a su finalidad comunicativa.
Históricamente, la retórica tiene su origen en la Grecia clásica, donde se entendía, en palabras de los tratadistas clásicos, como el ars bene dicendi, esto es, la técnica de expresarse de manera adecuada para lograr la persuasión del destinatario (etimológicamente, la palabra es un helenismo que proviene delgriego ρητορική [τέχνη], «rhetorikè (téchne)»).
La retórica se configura como un sistema de reglas y recursos que actúan en distintos niveles en la construcción de un discurso. Tales elementos están estrechamente relacionados entre sí y todos ellos repercuten en los distintos ámbitos discursivos.

Contrastes. Un día escuché como una mujer dedicaba a su madre la canción “Mira que eres linda” con una ternura que me hizo sonreír; días antes presencié las malas formas, incluso la rabia con que otra mujer hablaba a su madre, sólo porque quería comprar algo con lo que no estaba de acuerdo.

No soy muy de ver tele, si acaso las noticias, esas que, en algunas cadenas, desde hace tiempo parten con anuncios. Lo mismo hasta son más caros en función de la noticia que les precede, como los de antes de las campanadas de fin de año. (ironizando)
Pero ahora ya no es sólo en la tele, esta semana nos anunciaban, entre prevaricación y otras hierbas, la gran noticia de que no se quién puede que se case en el último capítulo de la temporada de “Águila Roja”. Resulta como poco chocante porque creo que no es el lugar de anunciar películas.
Me queda la duda de si esto de mezclar realidad con ficción es bueno o malo, porque son varias las hipótesis que se me ocurren que lo justifiquen. Aunque probablemente sólo consista en que la gente ponga la tele para que el canal suba en audiencia y, de paso, aunque hayan corruptos, paro, violencia de género y otras, abusos….etc, etc. por unas horas lo olvidemos.

Para acabar la frase bonita de la semana: Acariciar el corazón.
Pues eso.