domingo, 11 de julio de 2010

Lole Y Manuel - Un Cuento Para Mi Nino



No sé como he llegado hasta este vídeo, bueno, si lo sé, basta con ir pinchando de aquí para allá y llegas, pero el caso es que hacía tiempo que no escuchaba nada de Lole y Manuel, y mira que en una época me hacían compañía en cualquier parte, si no escuchándoles, cantando sus canciones...porque me las sabía todas. Lo que me lleva a darme cuenta lo fácil que resulta evocar y volver mentalmente a sitios y momentos pasados por medio de la música.
En este caso la imagen es de una chica vestida con pantalón corto, camiseta de tirantes y sandalias, en una bicicleta, pedaleando camino de su trabajo. Como a unos trescientos metros antes de llegar, junto a la carretera había un rosal del que durante un tiempo, no sabría decir cuanto, brotaban rosas rojas para alegrar las mañanas de quien quisiera verlas. Era una imagen preciosa que siempre le llevaba a una canción y, a pesar de que ahora que leo la letra me doy cuenta de que no hay rosas "entre las flores más bellas", para siempre el recuerdo de aquellas rosas irán unidas a la frase "rojo como los labios de quien yo sé"....y cuando como ahora aparezca la frase, con ella estará una chica pedaleando camino de su trabajo, cantando y pensando en los labios rojos de quien yo sé.

Definitivamente me estoy haciendo muyyy mayor....me saltaron las lagrimas mientras escuchaba este "cuento para mi niño".


Erase una vez, una mariposa blanca
que era la reina de todas las mariposas del alba.
Se posaba en los jardines
sobre las flores más bellas
y le susurraba historias al clavel y a la violeta.
Feliz la mariposilla,
presumidilla y coqueta,
parecía una flor de almendro
mecida por brisa fresca...
Mas llegó un coleccionista,
mañana de primavera,
y sobre un jazmín en flor
aprisionó a nuestra reina,
la clavó con alfileres
sobre cartulinas negras
y la llevó a su museo de breves bellezas muertas.
Las mariposas del alba lloraban por la floresta.
Sobre un clavel se posó
una mariposa blanca
y el clavel se molestó,
blanca la mariposa y rojo el clavel,
rojo como los labios .... de quién yo sé