domingo, 6 de junio de 2010

Tengo un folio......

Tengo un folio completo de anotaciones de esta semana…pero lo tengo en el trabajo, lo que me impide pasar a limpio, completar, buscar información o cualquier otra cosa que pudiera interesarme hacer con lo anotado. Claro que, haciendo un pequeño esfuerzo de memoria, puedo recordar que había escrito el nombre de un músico, B B King, noticias malas, como el ataque de Israel al barco que llevaba ayuda humanitaria para los palestinos o unos cuantos casos más de violencia de género y, aunque parezca imposible, también hay noticias buenas, como que es posible que pronto tengamos una vacuna para prevenir el cáncer de mama.
También recuerdo que un día escuché un fragmento de Madame Butterfly y me acordé de La Pescadora de Perlas, fue curioso porque, como sé que ella es amante de la ópera, al tiempo que anotaba el nombre pensaba en contárselo, como algo natural, como si nos conociéramos. También recordé cuando, hace unos cuantos años, la escuchamos unas cuantas compañeras en la radio y nos emocionaba a pesar de no entenderla.
La cosa es que hacían un programa de radio donde, al tiempo que ponían música, iban explicando cosas del autor o en el caso de las óperas, la trama y el significado de lo que cantaban. Yo por mi parte siempre he escuchado música clásica, la que conocen todo el mundo y supongo que la más fácil, pero curiosamente, a pesar de que el nivel cultural de todas nosotras es medio- bajo, nos enganchamos a la música clásica y pasábamos una hora estupenda.
Pero no sólo he tenido nostalgia, otro día pasé sobre hora y media riendo mientras escuchaba la ponencia de un tal Emilio Duró. La encontré en uno de mis paseos por los blog y, aunque algunas cosas de las que dice, merecen ser matizadas en el mejor de los casos y discutidas en el peor, el hombre este es un genio del humor por como cuenta lo que cuenta.
La ponencia iba dirigida a gerentes de tiendas y empresas y, con el título de optimismo e ilusión, tenía como fin ayudarles a transmitir esas dos cualidades a los empleados porque eso mejora el rendimiento. El caso es que el público no se veía muy receptivo a lo que escuchaba, pero dijo cosas tan interesantes como:
-Lo que hacemos es poner años a la vida y no vida a los años.
-Con la experiencia negativa no se aprende nada porque se adquiere miedo y el miedo no deja lugar para aprender sino para protegernos y evitar otro sufrimiento.
-La realidad no existe, existe lo que queremos ver.
-Nos preocupamos de cosas que no han pasado y puede que nunca pasen.
-El hombre en busca de sentido. Quien tiene un porqué encontrará siempre un como.
-No hay que ser víctima de los problemas, sino aprender de ellos.
-Si miramos hacia atrás entendemos porqué ocurrió o para qué ocurrió algo.

Dejo anotada la dirección donde lo encontré para volver a escucharlo cuando tenga gana ……y tiempo.

http://vimeo.com/9398417
http://vimeo.com/9402305


También dejo un poema de Jaime Gil de Biedma, poeta que descubrí en la película “El cónsul de Sodoma”. La película no está mal, aunque hace un retrato de los intelectuales de los años 60-70 en España, que más parecen sacados de una peli americana, al menos yo en ningún caso me los hubiera imaginado así. En cuanto al retrato del protagonista, creo que se centra demasiado en su vida sexual, no haciéndole ningún favor a su memoria al mostrarlo como un hombre que se dejaba llevar por sus deseos, incapaz de ser fiel a ninguna de las parejas que tuvo. Lo que me gustó mucho fue lo bien que le ponían imagen a sus poemas. El que copio es el que escribe después de morir la única mujer que tuvo por amante, muerte de la que se siente un poco culpable.

Conversación

Los muertos pocas veces libertad
alcanzáis a tener, pero la noche
que regresáis es vuestra,
vuestra completamente.

Amada mía, remordimiento mío,
la nuit c’est toi cuando estoy solo
y vuelves tú, comienzas
en tus retratos a reconocerme.

¿Qué daño me recuerda tu sonrisa?
¿Y cuál dureza mía está en tus ojos?
¿Me tranquilizas porque estuve cerca
de ti en algún momento?

La parte de tu muerte que me doy,
la parte de tu muerte que yo puse
de mi cosecha, cómo poder pagártela...
Ni la parte de vida que tuvimos juntos.

Cómo poder saber que has perdonado,
conmigo sola en el lugar del crimen?
Cómo poder dormir, mientras que tú tiritas
en el rincón más triste de mi cuarto?