martes, 29 de junio de 2010

Hacía tiempo

que no veía al tío Juan paseando por la ciudad. Tenía el hábito de andar cada día, por recomendación médica, después de que su corazón le avisara de que los achaques por los años cumplidos son un hecho a tener en cuenta.
Nos vimos hace un par de días y me contó sobre su salud o mejor dicho, sobre su falta de salud.
Le vi triste y resignado cuando me decía que no le quedaba más que los paseos y el tiempo que pasaba con sus hijos. Yo intenté animarle como pude y le vi emocionado al escuchar que podía estar orgulloso de todos ellos, porque sabía con certeza lo mucho que le querían y se preocupaban por él.
Nos despedimos con un abrazo, un beso y una sonrisa un tanto triste, melancólica, nostálgica. Por mi parte pensando en las fotos en blanco y negro, un tanto amarillentas ya, que heredé a la muerte de mi padre, donde aparece él y del resto de la familia cuando todos eran jóvenes, fotos que sigo conservando en la misma caja de hojalata donde las guardaban mis padres.
Recordé que cuando era niña me encantaba mirarlas una y otra vez, no eran muchas, pero contenían parte de sus vidas: bodas, comuniones, trabajos en el campo, niñas vestidas de fiesta, reuniones con vecinos....
Hace poco escuché en algún lugar que la fotografía era una forma de inmortalizar momentos, y eso es precisamente lo que a mi me sugieren, sonrisas, abrazos, miradas que estarán siempre.
En una de esas fotos se ven tres parejas jóvenes, las mujeres delante y los hombres detrás, todos muy sonrientes y guapos, aunque para mí la pareja protagonista era la que hacía el tío Juan con su mujer....sin duda eran los más guapos, sobre todo él, casi casi como un actor de cine. Claro que tal vez eso era sólo un recuerdo de los que se tienen de niña y que se van idealizando con el tiempo, por lo que al volver a casa busqué las fotos y pude comprobar que no estaba equivocada, era el más guapo. Además mirando las caras de todos ellos comprendí el porqué de la tristeza de su sonrisa un rato antes, sin duda aquel momento feliz de la foto y otros de otras tantas fotos estarán inmortalizados para siempre, pero ya no podrán verlo juntos.

4 comentarios:

Gustavo dijo...

LOLA, NUESTRO DIALOGO CRECE. QUE BELLO TEXTO...Y SI, EL PASO DEL TIEMPO, LAS FOTOS, LOS RECUERDOS PUEDEN PONERNOS TRISTES O MELANCOLICOS...PERO, FIJATE: ADMITIRLO ES IMPORTANTE; DETENERSE A PENSAR EN LOS MOMENTOS FELICES (QUE SON BREVISIMOS) Y NAVEGAR DESDE ALLI HACIA EL PRESENTE, LO QUE NOS QUEDA PARA SEGUIR...SEGUIR ATENTOS A LA VIDA SIN RESIGNAR "AQUELLOS BUENOS TRAGOS". SIENDO AUN JOVENES, TAL VEZ, NO APRECIEMOS ESTO (TU LO DESCRIBES MUY BIEN), PERO LA NOSTALGIA LLEGARA. ABRAZO DESDE BS. AS. GUSTAVO.

Pescadora de Perlas dijo...

Estos detalles me hicieron acordar a la película argentina El Hijo de la Novia.
Recuerdos, amores que permanecen como el primer dia, aunque alguno de los dos se haya "ido".

Escribís muy lindo Lola.
Te dejo un beso grande

Gustavo dijo...

LOLA, UN NUEVO ENCUENTRO Y UN MENSAJE QUE ME HACE ESCRIBIRTE DE INMEDIATO. SABEMOS QUE EL PRESENTE TAMBIEN EL ES AYER CON TODA SU CARGA Y CONSECUENCIAS, PERO QUE MARAVILLA ES PODER, CADA DIA, REINTENTAR ALQUELLO QUE NO SE DIO, AQUELLO QUE FUE UN ERROR Y SUBSANARLO. A VECES, LO CONSEGUIMOS; OTRAS NO. LO SALUDABLE ES NO QUEDAR ANCLADO EN EL PASADO, RESPETARLO, RECORDARLO, SI, PERO BUCEAR EN NUEVAS COSAS Y ESCUCHARNOS EN EL PRESENTE QUE NOS TOCA, PARA TOMARLO Y FESTEJARLO. SENTIRLO Y...A PLENO. BUEN FIN DE SEMANA. ABRAZO. GUSTAVO.

Lola dijo...

"El hijo de la novia", una película preciosa, Pescadora, aunque he de confesar que, a pesar de que me la recomendaron y que Ricardo Darín me encanta, tardé tiempo en verla por evitar el tema del alzheimer....que en realidad trata desde su lado más amable, incluso con humor.
Gustavo, creo que tienes razón, no hay que quedarse anclado en el pasado sino aprovechar la experiencia que nos dejó lo vivido para conocer y disfrutar cosas nuevas, para no rendirnos a las dificultades.
Claro que no siempre es fácil hacer lo razonable, hay cabecitas que se empeñan en mantener ideas que les impiden seguir avanzando. Precisamente estos días encontré una entrevista a un médico que habla del mal que puede hacernos ciertos pensamientos negativos que nos decimos a nosotros mismos como consecuencia de una mala experiencia..... Creo que volveré a verla y tomaré apuntes para ponerlos en el blog...verás que es muy interesante.
Un saludo. Lola.