jueves, 2 de septiembre de 2010

Dar y recoger.



Mi falta de fe en algún dios me lleva de vez en cuando a buscar sentido y justificación a ciertos aspectos de la vida, atendiendo a lo puramente humano, al porqué es preciso tener una vida ordenada, actuar en base a unos principios éticos, hacer el bien en lugar del mal, ser buena gente sin esperar al final la recompensa de otra vida mejor, para toda la eternidad.
Hace unos días pensaba que, para los no creyentes, la vela, como elemento físico y la llama, como elemento espiritual, bien podría servir de símil con la vida de un ser humano. Me explico.
Hay muchos tipos de velas, de distintos colores y formas pero ninguna de ellas es más que pura decoración si no fuera porque cuando se prende es capaz de ofrecernos luz, algo que podemos utilizar o no, aprovechar o no, pero que tiene un tiempo limitado, pasado el cual se extingue.
Del mismo modo, hay muchos tipos de personas, todas con un punto en común, la luz que les identifica como seres vivos. Si, para cuando esa luz se extinga, hemos sabido iluminar a otros, ayudarles a crecer, a ser mejores…..aunque dejemos de existir podremos vivir “eternamente”, al menos en el recuerdo de aquellos que supieron ver, disfrutar, aprender…..con nuestra luz.

3 comentarios:

Gustavo dijo...

LOLA: TU LUZ Y ENERGIA CUENTAN. TE COMPRENDO RESPECTO A DIOS, Y LO QUE SIENTO QUE VALE, EN ESTE MUNDO APURADO, ES SER BUENAS PERSONAS. OFRECERNOS Y APRENDER, TENDER UNA MANO, PRESTAR AYUDA, BRINDAR CARIÑO... EL IDA Y VUELTA DE LA VIDA NOS COMPENSARA, EN ALGUN TRAMO DE NUESTRA EXISTENCIA. UN POST CON LUZ QUE INVITA A ENCENDERSE. ABRAZO CORDIAL.

Pescadora de Perlas dijo...

Hola
Siempre pensé que el ser humano debe tener una creencia sea cual se esta, eso es libertad. Y el brindarnos a nuestros semejantes es una buena razón para vivir, sobre todo cuando estamos de capa caída.

Siempre a tus escritos los acompañan imágenes muy bonitas.

Bso y buen fin de semana para vos y los tuyos.;-)

Lola dijo...

Gracias Gustavo por incluirme entre los que tienen luz, pero sabes? creo que es mejor disfrutar aunque sólo sea de la tranquilidad de saber que haces lo que debes y no esperar que la vida nos compense en un futuro.
Pescadora, yo creo en la libertad de creencias, pero no creo que sea necesario que haya que creer en un Dios justiciero que nos dicte lo que está bien o mal. Creo que se puede y debe creer en el ser humano, en la libertad de actuar en razón a unos principios éticos, morales, sociales, racionales, de comportamiento... o como quieran llamarse que nos impongamos cada uno de nosotros porque creamos en ellos para convivir con los demás. Seguro que esto implica el brindarse a los demás, y que en algunos casos sea una razón para vivir,pero prefiero pensar que más bien es una parte más de una forma de vivir.
Me ha hecho gracia que usaras el término capa caída porque lo creía muy español.
Besos a ambos. Lola.