domingo, 22 de agosto de 2010

Recogiendo por el camino




Tal vez porque tengo pocas oportunidades de viajar o tal vez porque la impaciencia de llegar al destino previsto se va pasando con los años, el caso es que cuando consigo salir de mi localidad por unos días, no sólo disfruto del nuevo lugar de residencia, lo hago igualmente del trayecto que hay hasta llegar a él.
Seguro que no soy la única para quien una “paliza” de viaje, puede transformarse en mirar paisajes, charlar con extraños, pasear estaciones, ojear libros, observar a la gente, tomar un café…..
En esta ocasión, tanto en los trayectos de ida y vuelta como en la estancia, utilicé el autobús como medio de transporte y no cabe duda de que puede ser un buen medio para hacer un estudio social de las personas, no sólo por la gente que ves, sino por las conversaciones, en algunos casos discusiones, que escuchas. Y, aunque lo mío no es hacer estudios de ningún tipo, lo que si que hice fue observar que la gente tiene ganas de comunicar, basta una pregunta para iniciar una conversación, en algunos casos para sacar problemas personales y, siempre, te hablan con amabilidad e interés de ayudar.

1 comentario:

Gustavo dijo...

Sí, hay necesidad de conversar...dialogar. Viajar es algo fantástico...ABRAZO CORDIAL.